En exclusiva: entrevista a un virus

Es una tarde de copiosa lluvia en Quito. Las gotas golpean con furia las ventanas de la casa e invitan ―a la fuerza― a no salir. No hay mucho que hacer salvo dejarse llevar por la imaginación, así que me sumerjo en mi faceta de entrevistadora para conversar con el simpático Anselmo, un virus bacteriófago que muy amablemente ha accedido a concederme una entrevista.

Conociendo a los virus

Eli: Buenas tardes, Anselmo. Gracias por acompañarme en esta tarde tan fría. ¿Me equivoco o es la primera vez que un virus ‘conversa’ con una humana?

Anselmo: Hola Eli, gracias a ti por imaginar esta entrevista. Y sí, ¡es la primera vez! (ríe). A ver si no me echan del grupo por hablar contigo. Los virus somos muy reservados con respecto a nosotros mismos.

E: Lo sabemos bien, Anselmo. Su origen, su forma de vida…todo es un misterio para nosotros los seres humanos. Mira que ustedes ni siquiera están catalogados como vida. Y aquí va mi primera pregunta, ¿qué son los virus, en realidad?

A: Una pregunta difícil. ¡No esperes que devele todos nuestros secretos de una sola! (ríe con ganas) No quiero arruinarles la diversión a los científicos que nos estudian tan asiduamente. Aunque ya ha habido peleas entre ellos por no ponerse de acuerdo en si somos o no lo que ustedes llaman vida. Te puedo decir que los virus somos las entidades biológicas más abundantes de la Tierra: ¡Hay como 1031 virus! Un número inmenso y difícil de imaginar, que es mayor al número de estrellas que hay en el universo.

E: Una cantidad impresionante. Pero sabemos también que los virus necesitan siempre de un hospedero para ‘sobrevivir’. ¿Cómo es esa relación?

A: Desde que aparecimos en el planeta hemos evolucionado de la mano de nuestros hospederos, pues al carecer de nuestro propio metabolismo somos parásitos y necesitamos siempre de ellos para existir. Tenemos diversas relaciones con ellos: podemos ser imperceptibles o causarles mucho daño. Tenemos además un rol ecológico importante: controlamos las poblaciones de nuestros hospederos para que no haya sobrepoblación.

E: Volvamos atrás en el tiempo, Anselmo. ¿Podrías hablarnos de las hipótesis acerca del origen de los virus?

A: Por supuesto. Existen tres hipótesis: La primera es la hipótesis del virus temprano. Explica que los virus somos descendientes de los primeras moléculas que fueron capaces de replicarse, las cuales existieron antes de que existan las células, millones de años atrás. La segunda hipótesis se conoce como el origen por regresión, la cual dice que los virus somos productos de la degeneración de las células ancestrales, lo cual implica que hemos perdido nuestra autonomía para cumplir nuestras funciones vitales y por tanto nos hemos convertido en parásitos. La última hipótesis habla de un origen por genes escapistas y sugiere que los virus evolucionamos independientemente en varios organismos a partir de genes que adquirieron la capacidad de ser cuasi-autónomos e infectar a otras células a su gusto.

E: Vaya, tres posibles orígenes nos dejan más preguntas que respuestas. Pero ahora cuéntanos, ¿cómo está constituido un virus?

A: Un virus es básicamente una cubierta de proteínas protegiendo a su material genético, ya sea ADN o ARN. Se puede decir que la estructura de un virus es simple, pero recuerda que en lo simple se halla la complejidad (guiña un ojo).

Bacteriófagos

E: Ahora hablemos más de ti, Anselmo, y del grupo de virus al que perteneces: los bacteriófagos o fagos. ¿Qué son?

A: Los bacteriófagos o fagos somos los virus más numerosos de la Tierra. La palabra fago viene del griego phagein, que significa comer. Nos bautizó un científico que se dio cuenta que infectábamos bacterias y pensó que nos las “comíamos”, pero en realidad lo que hacemos es multiplicarnos dentro de ellas y destruirlas al salir al exterior. Somos enemigos naturales de las bacterias, como ya te habrás imaginado. Los fagos somos además diez veces más numerosos que las bacterias. Nos descubrieron en el año 1900, pero no pudieron echarnos un vistazo al microscopio hasta después de 1938 pues en ese año recién se inventó el microscopio electrónico.

E: Yo te estoy viendo ahora mismo, Anselmo, y sé qué aspecto tienes. Pero para nuestros lectores, ¿cómo se ve un fago?

Anselmo nos muestra su mejor cara. (Foto: Pixabay, con modificaciones)

A: Tenemos una forma muy característica, con una cabeza icosaédrica (de veinte lados), un cuerpo cilíndrico y una especie de patitas con las que nos adherimos a las células. Esa digamos que es la forma típica (y la que tengo yo). También hay otros fagos que solo tienen cabeza y carecen de cuerpo y patas.

E: Háblanos un poco más de cómo infectan los fagos. ¿Infectan a varias especies?

A: Los fagos infectamos específicamente bacterias pues reconocemos proteínas que se encuentran presentes únicamente en las membranas celulares bacterianas. Un fago no infecta a un humano, por ejemplo. Solo a bacterias. Un fago puede atacar a una sola especie de bacteria o a varias. Después de infectar, se replica dentro de la bacteria; de ahí hay dos opciones: los nuevos virus destruyen la bacteria para salir al exterior o el material genético de los virus se integra al de la bacteria sin destruirla. A veces, el material genético viral le otorga una característica nueva al hospedero, como por ejemplo la resistencia a algún medicamento.

E: ¡Vaya! Entonces los virus tienen un papel muy activo en la evolución. Mira que otorgarles resistencia…

A: ¡Jaja! Sí, como te dije al inicio de la entrevista, un virus coevoluciona junto con su hospedero. Pero no digamos que el virus le “otorga” resistencia. Son cosas del azar. A veces los genes del virus se integran sin problema a los del hospedero, otras veces no se integran y en otras se integran pero no confieren ninguna ventaja.

Biotecnología con fagos

E: Dinos, Anselmo. ¿Por qué los fagos nos resultan tan interesantes a los seres humanos?

A: (se ruboriza un poco) ¡Gracias por lo de interesantes! Bueno, los humanos siempre han estado en guerra con las bacterias que les causan daño y los fagos, al destruir bacterias, podríamos ser aliados de los humanos en su lucha. Ya sabes lo que dicen: el enemigo de mi enemigo es mi amigo…

E: ¿En qué áreas se pueden utilizar fagos para luchar contra bacterias patógenas? ¿Ya se han utilizado fagos anteriormente?

A: Los fagos podemos ser utilizados como sustitutos de los antibióticos, también como agentes de control biológico en la agricultura y acuacultura. En 1921 se inició la terapia con fagos, en la que se trataba a pacientes con infecciones causadas por bacterias del género Staphylococcus. Sin embargo, debido al crecimiento de las empresas fabricantes de antibióticos, la terapia con fagos perdió popularidad.

E: Pero cómo es la vida, ahora que la resistencia a antibióticos es un problema de salud pública, los humanos hemos vuelto a buscar nuevas alternativas, entre ellas la terapia con fagos para tratar infecciones…

A: Así es. La terapia con fagos sería una buena alternativa ante la creciente resistencia bacteriana a los antibióticos. Estudios recientes con fagos para evitar infecciones bacterianas en heridas y quemaduras han dado buenos resultados. Los fagos también se pueden aplicar en la industria alimentaria para evitar la proliferación de bacterias contaminantes de alimentos como Escherichia coli, Listeria, Salmonella y Campylobacter. Algunos fagos incluso tienen ya el grado GRAS (generalmente reconocidos como seguros) otorgado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense para ser usados en la industria alimentaria. En otros ámbitos, los fagos también podemos ser útiles en el tratamiento de aguas, para eliminar las bacterias de las aguas residuales.

E: Así que los beneficios de usar fagos son muchos…

A: Podríamos decir que sí. Los fagos tenemos tiempos de generación cortos, no somos tóxicos, somos específicos para infectar bacterias por lo que no afectamos a otros microorganismos ni a animales y somos biodegradables por estar constituidos de proteínas. Pero también hay desventajas. ¿Recuerdas lo de la coevolución con los hospederos? Las bacterias también pueden desarrollar resistencia a los fagos. Es una constante pelea entre unos y otros.

Breves palabras sobre el Covid-19

E: Ahora mismo estamos viviendo un caos en el mundo entero por causa de uno de los suyos, Anselmo: el SARS-CoV-2.

A: (Anselmo me mira con cierta suficiencia) ¡Claro! Escuché de él y de los problemas que les está causando. Aunque si me permites, hay que identificar al verdadero problema: la disrupción de hábitats y el tráfico de especies. Todos los seres vivos son reservorios de sus propios virus. Pero los virus somos muy oportunistas y cuando vemos una nueva posibilidad de infectar, nos lanzamos sin pensar. Al destruir el hábitat y traficar con especies, los propios seres humanos son los que se exponen a ser contagiados por virus que infectarían normalmente solo a animales silvestres.

E: Ha sido una charla maravillosa, Anselmo. Gracias por concederme esta entrevista. Una última pregunta: en tu opinión de virus, ¿qué pasará con el SARS-CoV-2?

(El virus Anselmo me mira con una sonrisa antes de desaparecer).

A: Precisamente eso: pasará. Los seres humanos hallarán la forma de controlarlo. Ya lo han hecho antes con otros virus. Y espero que se lo piensen dos veces antes de traficar con especies de vida silvestre.

Si te gustó esta entrevista, ¡comenta, comparte o dale ‘me gusta’! Así contribuyes a que la ciencia abierta y en español llegue a más personas . 😀

Bibliografía

Krupovic, M., Dolja, V. V., & Koonin, E. V. (2019). Origin of viruses: primordial replicators recruiting capsids from hosts. Nature Reviews Microbiology, 17(7), 449–458.

Sharma, S., Chatterjee, S., Datta, S., & Prasad, R. (2016). Bacteriophages and its applications: an overview. Folia Microbiologica.

Thung, T. Y., Lee, E., Premarathne, J. M. K. J. K., Nurzafirah, M., Kuan, C. H., Elexson, N., … Son, R. (2018). Bacteriophages and their applications. Food Research, 2(5), 404–414.

2 thoughts on “En exclusiva: entrevista a un virus”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s